chevron-left
chevron-right
chevron-right
tresunouno logo white

Casa Conde Orgaz

Vivienda unifamiliar en Madrid

Cliente: Privado
Tipo de obra: Obra nueva residencial
Finalización: 2022
Arquitectos: Juan José García-Aranda, José Ignacio Braquehais, Sara Solé
Equipo del proyecto: Marcos Jiménez, Laura Cuadrillero, Inmaculada Gil, Marta Sobaler, Pilar Canto (auxiliar)
Dirección de ejecución: Luis Martín, Juan Pedro Paredes
Estructura: José Alberto Palomino
Instalaciones: Dicyp
Constructora: Level Up
Superficie útil: 567,93 m2
Superficie construida: 691,60 m2
Iluminación: Años Luz Iluminación
Equipamiento de cocina: Dica
Fotografía: Jean Marc Manson

A partir del estudio del programa de necesidades y de las características del emplazamiento se proyecta una vivienda en forma de L que delimita un cuidado jardín interior. Al integrar vivienda y espacios exteriores, se han generado amplios porches que se extiende desde el acceso a la vivienda hasta las zonas estanciales desdibujando los límites de la edificación.   

La volumetría integra la posición estratégica de huecos y frentes acristalados dependiendo de las visuales desde cada espacio. La alternancia de elementos acristalados y paños opacos persigue tanto la deseada apertura hacia el jardín como configurar los espacios con la necesaria privacidad.  

Un revestimiento pétreo de tonalidad clara unifica la volumetría y permite que las fachadas resulten como fondos visuales de un jardín delimitado por las crujías de la edificación y configurado como elemento central de la actuación. En los porches una piedra más oscura de textura acanalada refuerza la profundidad de los espacios en sombra y remite al interés en texturizar las superficies de contacto más cercano. 

Al interior, en plantas inferiores, se disponen pavimentos porcelánicos de gran formato. En plantas primera y segunda el suelo es de tarima de madera que se emplea también en carpinterías y panelados así como en las embocaduras de los grandes huecos de planta baja  

En el jardín se alternan la presencia de especies arbustivas alternadas con arbolado de mayor porte. La vegetación se extiende también por cubiertas y fachadas. 

En la esquina suroeste se ubica una piscina revestida con tonalidades verdosas. El agua adquiere así una presencia destacada en el jardín y forma parte del juego de terrazas y escalonamientos que, con la tonalidad de piedra más oscura a la que se recurre en los porches, delimitan perimetralmente el jardín estructurando accesos y desniveles. La continuidad de los pavimentos exteriores e interiores y la elección de una tonalidad similar potencia la idea de difuminar los límites entre espacios. 

La volumetría de esta vivienda unifamiliar integra la posición estratégica de huecos y frentes acristalados dependiendo de las visuales desde cada espacio. La alternancia de elementos acristalados y paños opacos persigue tanto la deseada apertura hacia el jardín como configurar los espacios con la necesaria privacidad.